Financiación de la parroquia

Nuestra parroquia es para todos nosotros lugar de encuentro. Es, además, donde celebramos la Eucaristía, nos confesamos y celebramos los demás sacramentos. Pero para poder mantenerla necesitamos la colaboración de todos; cada cual según sus posibilidades. La Iglesia se debe mantener y se mantiene con las aportaciones de los fieles. Los gastos fijos de un lugar tan amplio como es el templo (calefacción, iluminación, etc.) son muy altos, pero además cada año surgen necesidades que hay que atender urgentemente y que también son caras (goteras, averías varias). Por eso hacemos un llamamiento a colaborar con nosotros en su sostenimiento. 
 

Para ello tenemos la siguiente hoja de domiciliación que, una vez rellenada, deberéis entregar en la secretaría del templo o mandarlo escaneado al correo

Descargar hoja de domiciliación