Ciclos litúrgicos


Que son los ciclos litúrgicos y como se organizan ?


la Iglesia ha dividido las lecturas bíblicas en tres ciclos: A, B, y C. Es decir si una persona participa atentamente en la misa dominical durante tres años habrá escuchado prácticamente toda la Sagrada Escritura.

También escuchará un poco más completamente toda la Biblia en un espacio de dos años si participa en la misa diaria todos los días laborables.

En el evangelio dominical el orden de los ciclos A, B, C, coincide con los tres primeros evangelios del Nuevo Testamento, los evangelios sinópticos; es decir durante el ciclo A se leerá cada domingo el evangelio según san Mateo, durante el ciclo B se leerá cada domingo el evangelio según san Marcos y durante el ciclo C se leerá cada domingo el evangelio según san Lucas.

Así al final del año 2016, automáticamente se regresa al ciclo A.

Recordemos que cada ciclo empieza con el inicio de cada año litúrgico, es decir con el primer domingo de Adviento.

Y como los evangelios son cuatro, notarán que no hemos mencionado el evangelio de San Juan. ¿Cuándo se lee el Evangelio de San Juan? El Evangelio de San Juan se lee durante el tiempo de Pascua especialmente y esto durante los tres ciclos.

Ahora bien, aunque a una persona no les sea posible participar en la misa entre semana puede, por lo menos, leer las lecturas bíblicas de las celebraciones eucarísticas diarias de los tiempos fuertes: Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua; y las lecturas bíblicas de las celebraciones eucarísticas entre semana del tiempo ordinario.

¿Por qué a éste tiempo del año litúrgico se le dice ordinario? Porque “ordinario” hace referencia lo que ordinariamente solía hacer o enseñar Jesucristo.

No sobra añadir que esta distribución litúrgica de la palabra de Dios tanto para los días domingos como para los días feriales es igual para toda la Iglesia en cualquier rincón del mundo.