Historia:


Nuestra Señora de la Consolación


Virgen Consolación
Patrona y de Pozuelo de Alarcón desde principios del siglo XIX, fue proclamada Alcaldesa Honoraria a perpetuidad en 1948. En un principio, la imagen estaba situada en la ermita del antiguo cementerio situado a la altura de la calle Chinchón en los terrenos cercanos a la casa de la Labor y las cocheras de la Empresa Llorente, bajando a la parroquia solo durante las fiestas. La imagen actual data de 1948 sustituyendo a la destruida en 1936, siendo instalada en la antigua capilla sacramental del templo parroquial y es Víctor González Gil. En 1998 fue coronada canónicamente por D. Eugenio Romero Pose. La congregación, que existe desde tiempo inmemorial redactó nuevos estatutos en 1991, todavía vigentes y dispone de sede propia en la calle Luis Béjar 16. La devoción a Nuestra Señora de la Consolación es uno de los grandes tesoros de la fe de los pozueleros, además de seguir siendo una de las tradiciones, quizás la única, que sigue gozando de buena salud. La página web de la Congregación es http://www.virgendelaconsolacion.com/











San Isidro


San Isidro
El patrón de los agricultores y de la capital gozó de reconocida devoción en el Pozuelo rural de los antiguos tiempos, pero con la llegada de la urbanización se fue quedando en el olvido poco a poco, ya que las entidades que lo sustentaban lo han dejado perder, ya que nunca contó con cofradía propia: primero la desaparecida hermandad de labradores de Pozuelo, y luego la concejalía de jardines de Pozuelo. En recuerdo de lo que fue y del estrecho vínculo que une Pozuelo a Madrid, la Congregación de Ntra. Sra. De la Consolación colocó en 2001 una imagen del santo a la derecha de la Patrona en el nuevo retablo barroco.

Las hermandades históricas


Aprovechando el impulso doctrinal que supuso el Concilio de Trento y la instalación definitiva de la Corte en Madrid en 1561, la aldea de Pozuelo de Aravaca vio nacer tres hermandades en poco tiempo:

• 1580: la hermandad de la Vera Cruz, con fines asistenciales y piadosos, llegó a contar con abundantes donaciones en el siglo XVIII incluyendo un hospicio o casa de acogida, empleando la terminología moderna. Desaparecida en la Guerra civil, tras la misma se creó una cofradía del Cristo de los Caídos, cuya imagen titular todavía se conserva en el templo formada por las familias de los muchos fallecidos durante la contienda. Cada día son más los devotos de esta conmovedora imagen de Jesús expirando en la Cruz.



San Sebastian


San Sebastian
• 1588: la hermandad de San Sebastián: que todavía está activa y saca en procesión a su patrón. La devoción a San Sebastián es muy antigua en Castilla ya que era uno de los patrones invocados contra la peste, de la que se padecieron algunas epidemias en los años en los que esta cofradía se fundó. El santo procesiona en unas pequeñas andas bajo un arco triunfal de laurel, signo de la gloria, adornadas con naranjas y unos curiosos panes con anís en forma de churro que se llaman caridades, todo ello recuerdo de la época en que las cofradías del siglo XVI eran instituciones religiosas pero con un fuerte carácter asistencial. El estandarte de esta hermandad es una pieza en raso bordado en seda de color de gran valor.

También hubo una hermandad de San Crispín, cuya imagen está guardada, patrón de los curtidores, ya que por disposición de Felipe IV desde mediados del siglo XVIII se construyeron en Pozuelo numerosos fabriquines o talleres de curtido, que hasta hace unos pocos años han sido la industria tradicional de este pueblo.





Queda hablar de la Virgen del Amor Hermoso, que en algunas ocasiones sigue estando al culto (en la procesión del Resucitado y durante el mes de mayo) y que tenía una asociación de la que se conserva el estandarte. En la fiesta de esta Virgen se hacía un popular baile, conocida como el de “las viudas”.



Cristo de los Caídos


Cristo de los Caidos