Funerales


Normas relativas a la celebración de la Misa Funeral


La Misa Funeral es una celebración muy importante en la v ida de la iglesia, la cual quiere mostrarse cercana a las personas que sufren la pérdida de un ser querido. Es un acto de fé y oración.

1.- Los familiares directos del difunto por quien se celebra la Misa tendrán derecho a ocupar los dos primeros bancos de cada fila de asientos de la iglesia. Procurarán estar en estos lugares antes del comienzo de la celebración.

2.- Guardaremos todos la debida compostura, silencio y respeto en el interior de la iglesia. No olvidaremos apagar los móviles.

3.- La hora de la celebración no se podrá retrasar, puesto que no podemos hacer esperar al resto de la feligresía.

4.- Se invita a los familiares y amigos a participar activamente en la celebración, pudiendo, si lo desean, leer las lecturas de la Misa o las peticiones. No está permitido por el derecho de la iglesia hacer intervenciones orales o lecturas ajenas a la liturgia de la iglesia.

5.- Para conservar el silencio y el clima de oración al término de la celebración, se pide encarecidamente a los familiares del difunto que reciban el pésame de los asistentes en el atrio de la Iglesia.

Para cualquier otra duda, dirigirse al Párroco o a alguno de los sacerdotes de la parroquia.