Archivo para 29 - 10 - 2007

Oct 29 2007

AL COMIENZO DE LA SANTA MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR LA BEATIFICACIÓN DE 498 MÁRTIRES

Roma, 29 de octubre de 2007-10-29

Cardenal Arzobispo de Toledo,
Antonio Cañizares Llovera

Eminencia Reverendísima,

Ayer participamos con emoción en la solemne beatificación de cuatrocientos noventa y ocho hombres y mujeres –obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas, laicos- mártires de la persecución religiosa que, en los años treinta del pasado siglo, afligió a la Iglesia en nuestra patria. La beatificación de ayer, sin duda la más numerosa acaecida hasta el presente, abarca a todo el territorio español, y, por eso, es toda la Iglesia en España la que se alegra con este reconocimiento y hoy, junto a la tumba de San Pedro, y en comunión plena e inquebrantable con su Sucesor, el Papa Benedicto XVI, representado por su Eminencia, viene a agradecer a Dios tan inmenso don con que hemos sido enriquecidos por su gracia y su infinita misericordia. texto completo »

Oct 29 2007

Homilía Ceremonia de Beatificación de 498 mártires del siglo XX en España. Card. José Saraiva Martins

 Roma, 28 de octubre de 2007

Eminentísimos Señores Cardenales,
Excelentísimos Señores Obispos y hermanos en el sacerdocio,
Respetables autoridades,
Hermanas y hermanos en Cristo:

1. Por encargo y delegación del Papa Benedicto XVI, he tenido la dicha de hacer público el documento mediante el cual el Santo Padre proclama beatos a cuatrocientos noventa y ocho mártires que derramaron su sangre por la fe durante la persecución religiosa en España, en los años mil novecientos treinta y cuatro, treinta y seis y treinta y siete. Entre ellos hay obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos, mujeres y hombres; tres de ellos tenían dieciséis años y el mayor setenta y ocho.

texto completo »

Oct 29 2007

Mons. Blázquez saludando a los peregrinos en la Basílica de San Pablo Extramuros: “El martirio de estos hermanos nos une con el Señor”

29 – 10 – 2007

La Iglesia de Roma conserva los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo como “trofeos” de su fidelidad a Jesucristo y como acreditación de la autoridad apostólica de la Sede de Roma. Estamos reunidos donde Pablo, en la vía ostiense, fue decapitado, culminando el testimonio de fe y amor a Jesucristo, que lo llamó a su seguimiento y al apostolado en el camino de Damasco. texto completo »

Oct 29 2007

Homilía Eucaristía Acción de Gracias. Card. Tarsicio Bertone, Secretario del Estado Vaticano

Roma, 29 de octubre de 2007

Queridos Hermanos en el Episcopado,
Amados sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos:

La Beatificación de cuatrocientos noventa y ocho mártires de España, que celebramos ayer, ha sido una ocasión para constatar una vez más cómo la cadena de cristianos que han sido atraídos por el ejemplo de Jesús y sostenidos por su amor no se ha interrumpido desde los comienzos de la predicación apostólica.
Ahora estamos reunidos para elevar una ferviente acción de gracias al Señor por este acontecimiento eclesial. Queremos acogernos a la intercesión de estos hermanos nuestros, cuya vida se ha convertido para nosotros, y para el pueblo de Dios que peregrina en España y en otros países, en un potente foco de luz y en una apremiante invitación a vivir el Evangelio radicalmente y con sencillez, dando testimonio público y valiente de la fe que profesamos.

texto completo »

Oct 29 2007

Alocución del Cardenal Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, en la ceremonia de acogida en la Basílica de San Pablo Extramuros

Hemos venido a Roma para visitar la tumba de los mártires y para escuchar las maravillas que Dios Padre hace con el testimonio de sus hijos, pues los mártires, con la fuerza del Espíritu Santo, proclaman, con el precio de su vida, que nada se puede anteponer al amor de Cristo.

1. Los mártires son patrimonio ejemplar de la Iglesia. Su testimonio conmueve y arrastra al conocimiento de Cristo, el testigo fiel, por el que ofrecieron su vida. Dieron testimonio del Hijo de Dios y Dios Padre da ahora testimonio de ellos glorificando su memoria y poniéndolos como ejemplo para el pueblo cristiano.

2. Razones que avalan su muerte santa. Murieron por su fe en el Dios que se había revelado en Jesucristo y por la libertad de conciencia de llevar la fidelidad a Jesucristo hasta las últimas consecuencias.

Estuvieron firmes en la confesión del nombre de Cristo y pagaron con su vida el precio de la paz para su conciencia. Eran testigos de la verdad y la verdad les hace hombres y mujeres libres, con la mejor libertad: la del Espíritu que vive en nosotros.

3. La ejemplaridad de su testimonio. Desvelan la belleza de la fe cristiana y demuestran, con la evidencia del amor, que es posible vencer el mal con la fuerza del bien. Eran sufridos en la tribulación, porque se alegraban en la esperanza.

4. ¿Qué esperamos d estas beatificaciones? La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos. Con ellos compartimos la misma esperanza que obliga a la Iglesia a ir peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios.

En los mártires se ilumina el misterio de la cruz. Ellos y su testimonio es causa de nuestra alegría. El Señor ha estado grande con nosotros al ofrecernos la vida y el ejemplo de estos mártires.

Después de atroces torturas, confirmaron su fe. Murieron pero vencieron; ahora los recordamos en la gloria de Cristo resucitado (Benedicto XVI). En ellos nos habla el Espíritu de Dios.

Jesucristo ayer con estos 498 mártires. Jesucristo hoy, que nos llama a ser testigos suyos en el mundo. Jesucristo, siempre. Él es el más santo entre nuestros mártires. El Testigo fiel.

Oct 29 2007

El punto de partida del reconocimiento de los mártires del siglo XX en España

Roma. ZENIT, 26-10-2007.- La sensibilidad espiritual de los fieles, que recogen los restos de los mártires y veneran su memoria, contemplan en el gesto la unión a la muerte de Cristo en la cruz: éste es el punto de partida para diferenciar a un mártir de otra persona que haya muerto contemporáneamente.

Dos días quedan para que la Iglesia proclame beatos, en Roma, a 498 mártires del siglo XX en España.

texto completo »

Oct 29 2007

Misa de acción de gracias en Arequipa por la beatificación del sacerdote español padre José Luis Palacio

OMPRESS-AREQUIPA (Perú) (29-10-07). Con gran alegría, la Archidiócesis de Arequipa celebró este domingo 28 de octubre una Misa de Acción de Gracias por la beatificación del sacerdote español José Luis Palacio Muñiz, dominico, que ejerció el cargo de Prior del Convento Santo Domingo de Arequipa en 1910, y que ha sido beatificado este domingo en Roma, junto a otros mártires, que dieron testimonio de su fe, durante la persecución religiosa en España, en los años 30.

La Misa de Acción de Gracias se celebró este domingo, a las 8:00 de la mañana, en la Iglesia de Santo Domingo, en la Ciudad Blanca, donde los religiosos de la Orden de los Dominicos dieron su agradecimiento a Dios por este regalo.

texto completo »

Oct 29 2007

El cardenal Cañizares subraya que los mártires son una llamada “al perdón y a la reconciliación entre todos”

Roma. VERITAS.- El arzobispo de Toledo, cardenal Antonio Cañizares, tuvo una breve intervención esta mañana, al comienzo de la Misa de Acción de gracias por la Beatificación de 498 mártires del siglo XX en España, que presidió en la Basílica de San Pedro el cardenal Tarsicio Bertone, secretario de Estado del Vaticano.

texto completo »

Oct 29 2007

Ovidio Fernández Arenillas

OMPRESS-MADRID. 29-10-07.- Ovidio Fernández Arenillas, de la Orden de los Carmelitas Descalzos, nació el 21 de febrero de 1888 en Castilfalé (León). Eran siete hermanos, abrazando la vida religiosa cinco de ellos. En 1901 ingresó en el Seminario Teresiano de Medina del Campo, profesando en el noviciado de Segovia en 1904. Realizados los estudios de Filosofía y Teología en Toledo, Ávila y Salamanca, fue ordenado sacerdote en 1912. Fue profesor de Humanidades y subdirector del Seminario.

  texto completo »

Oct 29 2007

José Luis Palacio

Madrid. OMPRESS, 29-10-2007.- Fray José Luis Palacio nació el 20 de mayo de 1870 en Tiñana, Siero (Asturias), y fue ordenado sacerdote el 22 de diciembre de 1899. Recién ordenado sacerdote se ofreció al Siervo de Dios, Monseñor Ramón Zubieta, OP., para la misión de Urubamba y Madre de Dios, en el Perú. Durante doce años se entregó a la acción misionera en la selva amazónica. Luego, en mayo de 1910 lo eligieron Prior del convento de Santo Domingo de Arequipa, pero continuaba con su misión en las comunidades del Valle de Urubamba.

texto completo »

Siguiente »