Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/6/d341476297/htdocs/martires498/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/6/d341476297/htdocs/martires498/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/6/d341476297/htdocs/martires498/wp-includes/post-template.php on line 284

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/6/d341476297/htdocs/martires498/wp-includes/post-template.php on line 284

Oct 29 2007

Félix Gómez- Pinto Piñero

Publicado el 10:31 en Mártires de otras Diócesis

OMPRESS-MADRID (26-10-07)

Félix Gómez-Pinto Piñero, franciscano, nació en La Torre de Esteban Hambrán (Toledo) el 18 de mayo de 1870. El 12 de mayo de 1886 vistió el hábito franciscano en Pastrana. Hizo su profesión temporal el 14 de mayo de 1887. Estudió el trienio de filosofía en los conventos de Pastrana y de La Puebla de Montalbán y emitió en este último su profesión solemne el 16 de mayo de 1890. Pasó entonces al convento de Consuegra para los estudios de teología. Allí cursó el primero, y los restantes en Belmonte. Fue ordenado sacerdote el 9 de mayo de 1894. Enviado a Filipinas, ejerció su ministerio en la isla de Polillo. En la lucha de la independencia filipina sufrió casi dieciséis años de prisión. Reemprendió la actividad apostólica en la isla de Samar. Vivió en el convento de Pastrana de 1914 a 1919. Regresó a Filipinas y trabajó en varias parroquias de Samar y en la de Bay (Laguna) hasta 1930. “No tenía más preocupación que hacer buenos cristianos a sus feligreses”. Atendiendo a todo, cuidaba de modo especial la catequesis, la administración de sacramentos y las visitas a los enfermos. Volvió a España a finales de 1933 y fue destinado al convento de Pastrana, en donde vivió hasta su muerte.

En julio de 1936 la comunidad franciscana de Pastrana tuvo que abandonar el convento, que luego fue asaltado. Los religiosos fueron acogidos por diversas familias del pueblo. Ante el anuncio de un registro por parte de los milicianos de Madrid, el padre Félix se fue al campo y se ocultaba en una choza. Visto en las inmediaciones de la misma el día 2 ó 3 de septiembre, fue delatado. Los jóvenes mandados a detenerlo lo llevaron al pueblo entre burlas y malos tratos, pronunciando blasfemias y conminándole a que las repitiese. Él replicaba: “¡Qué horror! ¡Matadme, pero yo eso no lo digo!”. Llegados al pueblo, el alcalde mandó que lo llevasen al antiguo convento de San Francisco, que hacía de cárcel. En la tarde del día 6, unos milicianos se presentaron en la misma y empezaron a hablar contra la religión. El padre Pinto la defendió con toda energía y terminó la discusión diciendo: “Pues yo nací creyendo en Dios, vivo creyendo en Dios, y moriré creyendo en Dios”. Hacia la medianoche lo sacaron de la cárcel y se lo llevaron en un coche en donde iban los milicianos y el alcalde. Por el trayecto, entre los insultos y las groserías de éstos, él musitaba oraciones. Ya en el término municipal de Hueva, en un lugar cercano a la cañada llamada La Galiana, le hicieron bajar del coche y le ordenaron caminar por la carretera. Apenas se habían retirado unos metros, el alcalde y los milicianos le dispararon por la espalda. Mientras caía, aún tuvo fuerzas y espíritu para clamar: “¡Yo os perdono! ¡Viva Cristo Rey!”. Era la madrugada del 7 de septiembre de 1936. Tenía 66 años. El mismo día fue sepultado en el cementerio de Hueva y allí permaneció hasta que el 9 de octubre de 1989 fue trasladado a la iglesia franciscana de San Juan de los Reyes en Toledo.

-----------------------