ACTIVIDADES PARROQUIALES La Parroquia, como familia en la fe y el amor cristianos, es la comunidad en la que los discípulos de Jesús descubren la fe, la alimentan con los sacramentos, la expresan a través del amor y la transmiten por medio del apostolado organizado. Para ello, la comunidad parroquial dispone de una serie de medios (sacramentales, formativos, espirituales, apostólicos y caritativos) para que los fieles puedan crecer en su fe y transmitirla a los demás, construyendo así el Reino de Dios. Primera Comunión Las inscripciones para los niños nuevos: del 15 al 30 septiembre (de 6 a 7 de la tarde). Misa de niños: los domingos a las 12. La preparación de los niños a la primera Comunión consta de tres cursos: • Primer curso (2º de Primaria): tienen catequesis los miércoles de 5,15 a 6,15 • Segundo curso (3º de Primaria): tienen catequesis los miércoles de 5,15 a 6,15. • Tercer curso (4º de Primaria): tienen catequesis los miércoles de 5,15 a 6,15. Inscripciones para los niños nuevos: del 15 al 30 septiembre (de lunes a viernes de 6 a 7 de la tarde), en el despacho parroquial. La catequesis comienza la primera semana de octubre. La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna. La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su cumbre la acción santificante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a él. La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la celebración eucarística nos unimos a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 271ss). Postcomunión Los niños que han hecho la Primera Comunión pueden incorporarse a los grupos de formación cristiana para seguir creciendo en la fe. Después de recibir la primera Comunión, los niños que desean vivir de acuerdo con la fe que han manifestado al recibir la Eucaristía. Los padres que desean que sus hijos sigan creciendo en la fe después de su primera Comunión tienen la oportunidad de incoprorarlos a los grupos de formación cristiana hasta que comiencen su preparación para recibir el sacramento de la Confirmación. El objetivo de estos grupos es hacer posible el encuentro personal con Jesús, a través de su Palabra, en un grupo cristiano en el que se comparte la fe y el compromiso personal y común. Así, los niños van creciendo integralmente: a la vez que se desarrollan en lo físico e intelectual, van progresando en la fe y en la vivencia comunitaria de la misma, aprendiendo a vivir en comunidad. Catequesis de Confirmación Desde los 15 años comienza la preparación para el sacramento de la Confirmación. Los candidatos a recibir el sacramento de la Confirmación deben tener más de 15 años e incorporarse a un grupo catecumenal de dos cursos de preparación. Los Apóstoles reciben el Espíritu Santo en Pentecostés y anuncian "las maravillas de Dios" (Hch 2, 11). Comunican a los nuevos bautizados, mediante la imposición de las manos, el don del mismo Espíritu. A lo largo de los siglos, la Iglesia ha seguido viviendo del Espíritu y comunicándolo a sus hijos por medio del sacramento de la Confirmación, llamado así porque confirma y refuerza la gracia bautismal. El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes, consagrado por el obispo), que se hace con la imposición de manos por parte del ministro el cual pronuncia las palabras sacramentales: "Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo". El efecto de la Confirmación es la especial efusión del Espíritu Santo, tal como sucedió en Pentecostés. Esta efusión imprime en el alma un carácter indeleble y otorga un crecimiento de la gracia bautismal arraiga más profundamente la filiación divina; une más fuertemente con Cristo y con su Iglesia; fortalece en el alma los dones del Espíritu Santo y concede una fuerza especial para dar testimonio de la fe cristiana. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 265ss). Grupos de Jóvenes Después de recibir el sacramento de la Confirmación, los jóvenes continúan su formación cristiana y participan en el apostolado parroquial. Acción Católica Este importante movimiento eclesial tiene la encomienda de cooperar directamente en la misión apostólica de los sacerdotes, y de él dependen multitud de tareas parroquiales. Tienen la reunión de Centro el segundo jueves de mes a las 10,30. Coro juvenil Un grupo de jóvenes y de niños forma el Coro juvenil que colabora en la misa de niños de los domingos. Atención espiritual a enfermos Los ancianos y enfermos, que no pueden desplazarse para confesarse, comulgar o recibir la unción de enfermos en su domicilio pueden solicitarlo en la Parroquia. En caso de enfermedad grave, pueden solicitar la unción de enfermos en cualquier momento. El Sacramento de la unción de enfermos confiere al cristiano una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez. Este sacramento se administra ungiendo con aceite perfumado la frente y las manos del enfermo acompañando esta acción con una oración. La Unción de enfermos se conocía antes como "Extrema Unción", pues sólo se administraba "in articulo mortis" (a punto de morir). La renovación litúrgica conciliar ha devuelto a este sacramento el valor que había perdido con el tiempo al reducirse a la preparación inmediata a la muerte. Actualmente el sacramento se puede administrar más de una vez, siempre que sea en caso de ancianidad, de enfermedad grave o incluso de una recaída después de mejorar el estado de salud. La unción une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia; obtiene consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la reconciliación), restablece la salud corporal (si conviene a la salud espiritual) y prepara para el paso a la vida eterna. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, 313ss) Escuela de corte y confección Tienen clases los lunes y jueves de 5 a 7 de la tarde.
PARROQUIA DE SAN HERMENEGILDO Fósforo, 4 · 28005 Madrid (España) ·Tlf: 91 366 29 71 · sanherme@gmail.com
Álbumes fotográficos
Icono de san Hermenegildo, parroquia Madrid