INDULGENCIA PLENARIA Condiciones Sólo puede ganarse una vez al día (salvo en peligro de muerte inminente). Se debe realizar la obra prescrita y el cumplimiento de tres condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oración (por lo menos un padrenuestro y una avemaría) por las intenciones del Papa. Además se requiere la exclusión de todo afecto a cualquier pecado, incluso venial (Cf. Manual de indulgencias, normas 6-7). "Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de la ejecución de la obra prescrita: pero conviene que la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día que se cumple la obra" (Ibid. 8). "Con una sola confesión sacramental pueden ganarse varias indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y una sola oración por las intenciones del Sumo Pontífice, sólo se gana una indulgencia plenaria" (Ibid. 9). Los confesores pueden conmutar a los "impedidos" la obra prescrita o las condiciones (Ibid. 11). Las indulgencias, tanto parciales como plenarias, pueden aplicarse siempre a los difuntos como sufragio (Ibid. 4). Concesiones Se concede indulgencia plenaria: A todo fiel que visite el Santísimo Sacramento para adorarlo por espacio de media hora por lo menos (Manual de indulgencias, Otras concesiones, n.3) A todo fiel que lea la sagrada Escritura con la veneración debida a la palabra divina por espacio de media hora por lo menos (Ibid. n.50). A todo fiel que rece el rosario en una iglesia u oratorio, o en familia, en una comunidad religiosa, en una asociación piadosa. Se requiere la piadosa meditación de los misterios (basta para ello juntar a la oración vocal la meditación de los misterios) (Ibid. n. 48). A todo fiel que practique el Vía crucis ante las catorce estaciones legítimamente erigidas, moviéndose de una estación a otra (salvo que el ejercicio piadoso se realice comunitariamente, en cuyo caso basta que se mueva quien lo dirige). Los impedidos pueden ganar la indulgencia plenaria dedicando al menos un cuarto de hora a la meditación de la pasión del Señor (Ibid. n. 63). Tienen indulgencia plenaria aplicable sólo a las almas del purgatorio: Quienes visiten una iglesia, en el día de los fieles difuntos (2 de noviembre) y recen piadosamente el Padrenuestro y el Credo. También quienes visiten un cementerio y hagan oración por los difuntos, desde el día 1 al 8 de noviembre. Otras obras que tienen indulgencia plenaria: - La adoración de la cruz en la celebración litúrgica del Viernes santo (n. 17). - Los Ejercicios espirituales al menos durante tres días íntegros (n. 25). - La bendición apostólica en peligro de muerte (y, si no es posible la presencia de un sacerdote, basta con que haya rezado habitualmente algunas oraciones y utilice en el momento de ganar la indulgencia un crucifijo o una cruz) (n.28). - En la primera comunión (n. 42). - El Te Deum recitado públicamente el último día del año (n. 60). - El Veni Creator rezado públicamente el día 1 de enero y en la solemnidad de Pentecostés (n. 61). - La visita a la iglesia parroquial en el día de la fiesta titular, y el día 2 de agosto (indulgencia de la "Porciúncula") (n. 65). - Asistiendo a la celebración litúrgica en la visita pastoral (n. 69). - La renovación de las promesas bautismales en la Vigilia pascual o en el día del aniversario del propio bautismo (n. 70).
PARROQUIA DE SAN HERMENEGILDO Fósforo, 4 · 28005 Madrid (España) ·Tlf: 91 366 29 71 · sanherme@gmail.com
Álbumes fotográficos
Icono de san Hermenegildo, parroquia Madrid