Pagina nueva 1

A ti que vienes en peregrinación a la Fuente y Ermita del Santo:

En la orilla derecha del Manzanares, entre los puentes de Segovia y Toledo, en lo alto de un cerrillo, para custodiar el manantial santo cavado a comienzos del s. XII por un labrador mozárabe de Madrid, Isidro (+ 1170), y para que perdurase la memoria de la visión de los ángeles labrando junto con el santo, se levantó un sencillo oratorio a manera de una casa pequeña hay cuadrada. Muy pronto fue foco de visitas de cristianos de la Villa que acudían para orar. Peregrinaciones no exentas de riesgos, ya que se cuenta que la reina Isabel la Católica, a finales del siglo XV, se vio junto a esta fuente acometida por un oso al que ella misma consiguió matar

Durante el año, sábados y domingos, el Santuario ofrece su silencio a todo el que quiere orar, los domingos por la mañana se puede renovar el bautismo y beber agua de la fuente del Santo. Cada sábado, a las 12 h. se celebra la Santa Misa, en la que se pide de manera especial por los difuntos del cementerio.
Son particularmente significativas las peregrinaciones que tienen lugar en el mes de enero, el día 2, para celebrar el comienzo del año, y la visita a la fuente en el Domingo del Bautismo del Señor; y luego, en mayo, el día de san Isidro y el domingo posterior. De gran devoción son las antiguas celebraciones de la Virgen el 21 de noviembre -fiesta del Icono- y el 18 de diciembre -ocho días antes de Navidad.

La lámpara que arde del Santísimo, además de indicarnos la presencia de Cristo hecho Eucaristía, no debe recordar a tantos cristianos perseguidos a causa de la fe y nos interpela pura la transmisión de la fe cristiana a las nuevas generaciones.


 

INTRODUCCION

En 1528 la emperatriz Isabel, esposa de Carlos I, hace erigir una ermita en honor de San Isidro a las afueras de Madrid, al otro lado del río Manzanares. En el lugar elegido, según la tradición, el futuro santo labrador -que había vivido en el siglo XII y no fue canonizado hasta 1622-, hizo surgir una fuente milagrosa, golpeando una peña mientras trabajaba los campos de su señor, Iván de Vargas.

La sencilla iglesia que conocemos hoy -en el actual paseo de la Ermita del Santo-, fue reedificada en 1725 sobre las ruinas de la construcción primitiva y presenta una única nave con cúpula y linterna. Detrás de la ermita, en el llamado cerro de San Isidro, se asentó en 1811 el Cementerio Sacramental de San Isidro.

Las bulliciosas romerías con las que cada 15 de mayo se celebra la fiesta de San Isidro, patrono de Madrid, están documentadas desde 1575 y fueron maravillosamente plasmadas por Goya. Los romeros acuden con sus cestas de comida a las praderas que rodean la ermita -desde hace años incorporadas al casco urbano de la ciudad-, para dar vida a una tradición que ha logrado mantenerse hasta nuestros días sin perder su peculiar y alegre sabor castizo.

Uno de los días grandes de Madrid es el 15 de mayo, día de San Isidro, patrón de la ciudad y de los agricultores. Es tradicional celebrar una romería y una comida popular en la pradera del Santo.

 



 

San Isidro nació en Madrid en 1082 y murió en 1172. Según cuenta la tradición, mientras el santo oraba, dos ángeles manejaban el arado labrándole la tierra. Entre los milagros que se le atribuyen cuentan sus hagiógrafos que, en una ocasión, cuando estaba construyendo un pozo, su hijo cayó al fondo pero, por su intercesión fue devuelto milagrosamente al brocal después de elevarse el nivel del agua y quedar el niño flotando.

La tradición también cuenta que San Isidro hizo brotar milagrosamente una fuente al golpear el suelo mientras araba. Sobre ese lugar, se levantó una ermita dedicada al santo en 1528 por mandato de la emperatriz doña Isabel, después de que el príncipe don Felipe hubiera recobrado la salud al beber agua de la fuente. Más tarde, don Baltasar de Zúñiga, marqués de Valero, construyó la ermita actual, con planta de nave única con cúpula. En 1811 se construyó sobre el ábside el Cementerio Sacramental de San Isidro.

 

La romería

Desde primera hora de la mañana del 15 de mayo, la pradera de San Isidro es testigo de una multitudinaria romería, cuya tradición se remonta a poco después de la muerte del santo. A las 12:00 horas, la Real Colegiata de San Isidro alberga la Misa Mayor. Tras la Eucaristía, el arzobispo de Madrid se traslada a la pradera del Santo, en donde bendice las aguas de la fuente. Por la tarde, la imagen de San Isidro y de su esposa, Santa María de la Cabeza, recorren en procesión la calle del Sacramento hasta la Plaza de la Villa, a través de la calle del Cordón.

El momento de mayor auge de esta romería fue durante el siglo XIX. En 1941 se comenzaron a urbanizar los márgenes del río Manzanares y la pradera fue menguando. Pero durante todo el siglo XIX la celebración congregaba cada año a miles de madrileños y visitantes, tal y como plasmaron importantes artistas como Goya. Los romeros salían de la ciudad por la cuesta de la Vega y la calle de Segovia con sus guitarras y panderos. Al llegar a la ermita asistían a misa y besaban los restos óseos del santo, contenidos en un relicario del siglo XVIII. A continuación bebían el agua de la fuente mientras recitaban las siguientes palabras, según cuenta Pedro Montoliú en su libro Fiestas y tradiciones madrileñas (editorial Silex, 1990): “San Isidro hermoso,/ patrón de Madrid,/ que el agua del risco/ hiciste salir”.

La tradición de beber el agua se mantiene hoy en día, al igual que los puestos de rosquillas listas (con baño de azúcar) y tontas (sin baño), cachivaches, bebidas y vasijas de barro. Todavía muchas familias extienden sus manteles sobre el césped y comen ese día cerca de la ermita. Después se les podrá ver en los numerosos conciertos y actuaciones que el Ayuntamiento de Madrid suele organizar para celebrar el día grande de la ciudad.

Museo del Santo
Quien quiera conocer más cosas sobre San Isidro tiene que visitar el museo dedicado a él (plaza de San Andrés, 2; teléfono: 91 366 74 15). A pesar de haber cambiado de nombre en diferentes épocas históricas, es conocido popularmente como Casa de San Isidro porque, según la tradición, fue la casa de los Vargas, señores de San Isidro, y en ésta vivió y murió el Santo. El edificio se construyó en el siglo XVI por la familia de los Lujanes. Cuando la Corte se trasladó a Madrid, fue la residencial de Nuncio hasta la mitad del siglo XVII. Posteriormente, y hasta bien entrado el siglo XIX, los condes de Paredes adquirieron el edificio, aunque después entró en un periodo de deterioro. En 1974, tras una excavación arqueológica se demolió todo el conjunto y se volvió a reconstruir. La apertura del Museo del Santo permite visitar el Pozo del Milagro, lugar donde supuestamente San Isidro salvó a su hijo al hacer subir el nivel de las aguas.
 

En la descripción de 4 de agosto de 1598, los Notarios Apostólicos Velázquez y Manrique, dicen que vieron en la ermita: Una imagen de San Isidro de bulto, de una vara y media, con sus zapatos negros y polainas de la misma color, y un capotillo de dos faldas con sus mangas, dorado y negro, y su capilla puesta, y con una cinta de oro con que está ceñido, barba negra, rostro encendido y resplandeciente, y en al mano derecha tenía un rosario de cuentas de palo y una aguijada plateada, y medio quitada la plata de antigua, además de otro San Isidro, en una talla con capote largo hasta los tobillos,y su capilla puesta con el rosario y aguijada en una mano y la otra sosteniendo el arado. Aparecen además los ángeles arando, una bandada de palomas, y la Ermita y Fuente Milagrosa. En la parte derecha estaba dibujado San Isidro, parecido a los anteriores,  con los ángeles, las palomas, la  Fuente, y Juan de Vargas a caballo, y  opuesto Santa María de la Cabeza- y decidieron llamar a la publicación en quintillas de la Xarración simple de las fiestas de colocación de San Isidro en su nueva ermita de Diego Torres Villarroel. Esta es la ermita que fue inmortalizada por Francisco de Goya en el célebre cuadro 'La ermita de San Isidro" (Museo del Prado). Destruida durante la contienda civil, fue reedificada con la misma estructura. El retablo mayor representa un relieve de San Isidro obrando el milagro de la Fuente, en el que aparece Juan de Vargas arrodillado a sus pies. En los laterales tallas en madera de San Isidro y Santa María de la Cabeza. El conjunto está firmado por Enrique Cuartero Huerta en 1941.

Actualmente es un lugar de oración y de peregrinación, donde los devotos del Santo acuden a pedir favores y a agradecer los recibidos, que están registrados en un libro existente en la entrada (Abierta los domingos, en que se celebra una misa a las 12 y los martes a la 17,30 pm misa mozarabe).

Tiene la Ermita el privilegio de celebrar en ella la Eucaristía en rito Hispano-Mozárabe, que se lleva a cabo en varias ocasiones: en torno a mediados de mayo, el 9 de septiembre, festividad de Santa María de la Cabeza, el 21 de noviembre y en los primeros días de enero.

Detrás de la Ermita, está el Cerro de San Isidro, en el que se construyó por la Archicofradía Sacramental en 1811 el Cementerio de San Isidro, el más antiguo de Madrid, y del que no es ocasión de escribir ahora aun siendo en efecto la propietaria hoy dia de todo el complejo..

En la fachada del lado norte de la Ermita, en un recoleto jardín, encontramos la:

FUENTE DE SAN ISIDRO

San Isidro es representado con reja de arado en alusión a su ocupación como labrador y también con aguijada. Con esta aguijada abrió esta fuente cuyo agua cura enfermedades. Hay abundante iconografía representando este milagro, uno de los más famosos del Santo.El agua de la Fuente procede de un manantial, que nace unos metros más arriba, a la izquierda de la ermita, y que es conducida bajo ésta hasta la Fuente. En la Visita realizada a la Ermita por los Jueces Apostólicos que instruían la Causa del labrador madrileño (finales del siglo xvi) se dice lo siguiente:

 En la ermita hay una ventana junto al suelo que fue abierta y se vio que de ella salía agua que corre encima de una fuente existente en el suelo, y que es la Fuente de la cual testifican los testigos de la información ... con su agua fueron sanados y sanan de diversas enfermedades .

A partir de este manantial se construye un Viaje de aguas documentado en 1407 y que llegaba hasta la fuente del puente de Toledo, después de regar las huertas de San Dámaso. Construido el cementerio de San Isidro, el Reglamento para la distribución de aguas, publicado en 1872 señala que los jardines de éste se riegan con el agua de dicho manantial, que se extrae y eleva con una máquina situada frente a la Ermita del Santo Patrón.

 

Hoy día el agua de la Fuente procede del manantial, mejorada por la depuradora que instaló el Ayuntamiento de Madrid detrás de la Ermita.

Sobre el caño de la Fuente, numerosas lápidas con inscripciones. En el punto más alto, relieve en estuco del siglo xviii que es una copia del cuadro de Carreño realizado para la Capilla de San Isidro que representa el milagro de la Fuente, y que fue reproducido en grabados. Bajo éste, inscripciones alusivas a los milagros obrados por el agua de la Fuente, de las que transcribimos ésta:

Oh ahijada tan divina como el milagro enseña pues sacas agua de peña milagrosa y cristalina. El labio al raudalse inclina y bebe de su dulzura, que Isidro asegura que si con fe la bebieres y calentura trajeres, volverás sin calentura

Otro texto reflejado en una lápida procede de Lope de Vega:

Bebe Ivan dulce cristal e Isidro lágrimas bebe. Dura la fuente, a quien debe Madrid salud celestial; pierde el río su caudal con estar juntos los dos, y ella, perenne por vos, dice que milagro fue, que como es fuente de Fe no puede faltarle Dios.

Bajo las inscripciones, el agua cristalina de la Fuente de San Isidro. (Abierta los domingos y los días de la fiesta del Santo)El diario La Razón publicó el 30/9/99 la sorprendente noticia del "descubrimiento por arqueólogos de la CAM de la 'verdadera Fuente del Patrón", unos metros más abajo, en la fuente de Milanes , construida en 1861 por orden de Julián Milanes Secretario Primero de gobierno de la Archicofradía Sacramental, haciendo referencia a 'documentos" que no cita .Está formada por una piedra blanca, vertical, de la que emerge el caño. Actualmente está seca, y nunca hicieron milagros sus aguas.

Celebrada en la Pradera de San Isidro, el sitio físico en el que se desarrolla la fiesta, está delimitado por los paseos de Illán, Quince de Mayo, el de la Ermita Santo y la calle del General Ricardos. Los primeros datos que conocemos de celebración de una romería junto a la ermita datan del año 1575 cuando la Archicofradía Sacramental de San Andrés acordó  una colaboración de caridad en la Ermita ,pués de haber celebrado la Santa Misa. El 29 de abril de 1607, un año después  la amplíación de la Ermita, se reúne el Gobierno de la citada Archicofradía, y acuerdan celebrar una procesión anual a la Ermita fijando la fecha del 6 de mayo (recordemos que hasta 1619 no se establece la -festividad de San Isidro el día 15 de mayo) ,en esta procesión, los cortesanos se juntan en la Ermita con los labradores que proceden de carabanchel en otra procesión a la que concurren las cofradías de la parroquia de San Sebastián de Carabanchel. Se crea de este modo el paraje junto a la ermita, como un lugar de encuentro de personas de diferentes clases sociales, que fue puesto de relieve en la literatura de los siglos xvii al xix.

Del año 1612 tenemos la declaración de Gabríel López de Hoyos quien señala en el mes de mayo la procesión que parte de San Andrés con la imagen del santo. El 15 de mayo de 1623 acudió Felipe IV a la Romería de San Isidro. La construcción de la nueva Ermita en 1725 hizo que aumentase la afluencia. Torres Villarroel, escribe en esta fecha:

La Corte se despobló, marcha la gente a millares y como el milagro vio, más allá de Manzanares todo Madrid se pasó.

Representaciones gráficas de la Romería tenemos en el gran cuadro de José del Castillo La Pradera de San Isidro, de 1785 pradera de San Isidro (h. 1933, n particular).

Los fusilamientos producidos durante guerra Civil en las tapias del Cementerio de Isidro, hicieron que durante los años postreros no se considerase lugar apropiado para cebraciones festivas, por lo que fue la Casa de Campo.

Se ha recuperado la tradición y cada año es más numeroso el público , a ella en los días centrales del 15 de mayo, en los que se instalan puestos de rosquillas, y los más variados acudiendo los madrileños y forasteros a beber agua de la Fuente y besar la reliquia de la Ermita aunque se puede hacer todo el año y tiene el mismo efecto, en un relicario. La Junta Municipal de Carabanchel organiza conciertos y otras actividades para amenizar las fiestas. Entre los puentes de Segovia y de Toledo uniendo los paseos de la Ermita del los Pontones, está el Puente de Isidro, contemporáneo, sin otro interés a su emplazamiento histórico. Buscan el camino más corto entre la iglesia de Andrés y la Ermita de San Isidro, la arhicofradía Sacramental construyó un puente en 1633 en este lugar, que siempre estaba destruido por las avenidas del río, y era sustituido por un pontón que dio origen al nombre del Paseo.


¿QUÉ ENCUENTRAS EN LA ERMITA?
 
Ante todo un lugar de oración en el que generaciones de madrileños han acudido a pedir y dar gracias a Dios a través de san Isidro (hay libro de firmas donde se recogen estos testimonios).
 
La Archicofradía, siguiendo el buen ejemplo de san Isidro (que a diario iba a Misa antes de trabajar) quiso que la ermita fuera un lugar de Adoración a Jesús Sacramentado. La presencia real de Cristo hecho Eucaristía en el Sagrario marca el ambiente de oración que se respira en la capilla.
 
El retablo mayor representa un relieve de san isidro obrando el milagro de la Fuente, en el que aparece Iván de Vargas arrodillado a sus pies En el centro del Retablo está reflejado el momento en el que San Isidro hace brotar el manantial. A su izquierda la imagen de San Isidro y a la derecha la de su mujer, Santa María de la Cabeza . El conjunto está firmado por Enrique Cuartero Huerta en 1941.
 
Junto a la Ermita está el lugar donde vivió san Isidro durante los tiempos de labor (en la cara sur) y la fuente que hizo manar el Santo (en la cara norte).
 
Desde el año 2000, se puede celebrar en la Ermita la Misa en rito hispano-mozárabe, el mismo en el que nuestro Santo lo hacía. Estas celebraciones se hacen en momentos especiales durante el año.
 
En las fiestas de san Isidro se muestra una reliquia del Santo, tomada de su cuerpo conservado junto al de su esposa en la Colegiata de San Isidro (c/ Toledo 37), para que venerándola tratemos de imitar a nuestro santo patrono.
 
 
ORACION DEL PEREGRINO AL ENTRAR EN LA ERMITA DEL SANTO
 
“¡Qué alegría cuando me dijeron , vamos a la casa del Señor!” (salmo122)
 
Entrar en la Ermita con actitud de fe supone entrar en la presencia del Señor y poner ante él nuestras vidas, anhelos y proyectos; con el deseo llevar una vida según su voluntad, a luz del Evangelio y en comunión con la Iglesia.
 
Señor Jesús,
venimos en peregrinación
 a esta Ermita del Patrón de Madrid,
y queremos hacer memoria de la Eucaristía celebrada
adorando tu presencia real en el Sagrario.
Tú que eres Profeta,
haz que tu Palabra resuene en nuestro corazón
y nuestra palabra sea eco de la tuya.
Tú que eres Sacerdote,
haz que nuestra ofrenda y oración
lleguen al Padre como incienso;
te presentamos el gozo y el llanto de nuestra humanidad
que anhela la paz.
Tú que eres Rey,
haz que nuestra entrega a Ti
sea servicio generoso a nuestros hermanos necesitados.
Haz que seamos evangelizados por tu Espíritu
y evangelizadores de tu mensaje de amor al Padre y al prójimo,
para que los hombres y mujeres del mundo
te adoren y te alaben en tu santa Iglesia como Redentor y Señor.
Tú que Resucitado vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo
por los siglos de los siglos. Amén.
 
ORACION DEL PEREGRINO ANTE LA FUENTE DE SAN ISIDRO
 
“El agua que Yo le dé se convertirá en él
 en fuente de agua que brota para la vida eterna” (Jn 4,14)
 
Durante el tiempo de Pascua, celebrando la Resurrección del Señor Jesús, los cristianos renuevan su Bautismo. Acerquémonos a la fuente cavada por el santo labrador , y hagamos memoria de nuestro Bautismo, y renovándolo demos gracias a Dios por todos los dones concedidos. Al tomar el agua de la fuente, imploremos con fe el perdón de nuestros pecados y la ayuda de la gracia para recorrer el camino de la vida amando al Señor y al prójimo.
.
 
Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen;
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén.


 

 

MAS INFORMACION FIESTA

 

                          

 

CAPELLANIA

 

 

 

Capellán Rvdmo. P. D. Ignacio López-Vivié Nonell

Pº San Illán, 9 91.569 00 55

www.archimadrid.es/sanfulber  psfsb@planalfa.es .

Datos útiles
Ermita de San Isidro

Paseo del Quince de Mayo, 62. 28019 Madrid
Teléfono: 91 569 18 36 (despacho del capellán)
Visitas Concertadas: de lunes a domingo (previa petición de hora 915690055)

La Ermita permanece abierta todos los sábados de 11h a 13h y se celebra la Eucaristía a las 12h, pidiendo especialmente por los difuntos del cementerio.

La fuente sólo permanece abierta desde la semana anterior a la fiesta de san Isidro hasta la semana posterior, en horario de mañana y tarde.
Metro: Marqués de Vadillo
Autobús: líneas 25, 50 EMT