Datos de interes:

Situada sobre el manantial de San Isidro, en las tierras que regó con su sudor el Santo se alza esta pequeña pero entrañable ermita. Desde hace siglos convertida en lugar de romería de los madrileños a su santo Patrono, donde acuden a beber el agua de esta fuente para pedir la protección del santo, así como para venerar la reliquia que aquí se conserva del santo.
Ya es tradicional la Misa romera que el día de la fiesta del Santo, el 15 de Mayo, se celebra a mediodía en la explanada de la parte superior de la ermita con la participación de miles de madrileños.
Además la ermita es uno de los pocos lugares de culto de España en el que se celebra la liturgia, aunque de manera ocasional y con permiso especial, en rito Hispano-Mozárabe, rito antiquísimo que se remonta a la España Visigoda. En nuestra ermita se celebra este rito al comienzo del año, en la Dedicación del Templo, en la fiesta de Santa María de la Cabeza (día 9 de Septiembre) y en la Fiesta del Icono de la Presentación (día 21 de Noviembre).

El calendario de actividades en la Ermita a lo largo del año es:

* 3 Enero: Misa del comienzo del año (Rito hispano mozárabe). Veneración del Icono (18 h.)
* 21 Abril: Viernes Santo. Viacrucis procesional hasta S. Miguel de Carabanchel (20 h.)
* 7 Mayo: Bendición del agua de la Fuente del Santo. Comienzo de las fiestas (20 h.)
* 11 Mayo: Misa de la Dedicación de la Ermita (Rito hispano mozárabe) (20 h.)
Adoración Eucarística hasta las 22 h.
* 15 Mayo: Solemnidad de San Isidro. Misas de 8, 9 y 10 en la Ermita.
Solemne Misa en la explanada (12 h.)
Veneración vespertirna de la reliquia.
* 21 Mayo: Clausura de las Fiestas. Vísperas y Regina Cæli (20 h.)
* 9 Septiembre: Santa María de la Cabeza.
* 1 Noviembre: Solemnidad de Todos los Santos (12 h.)
* 2 Noviembre: Conmemoración de todos los difuntos. Misa y responso (12 h.)
* 21 Noviembre: Presentación de María en el Templo.
Fiesta del Icono (rito hispano mozárabe) (20 h.)

Enlaces:

PARROQUIA SAN FULGENCIO Y SAN BERNARDO

www.archimadrid.es/sanfulber

BREVES NOTAS BIOGRÁFICAS

SAN FULGENCIO OBISPO
(540?-619)

Y

SAN BERNARDO ABAD
(1090-1153)

 

 

 

SAN FULGENCIO OBISPO (540?-619)

Si bien los datos biográficos de Fulgencio no son muy exactos podemos seguir las opiniones más probables.
Segundo hijo de una familia de santos (Leandro, Isidoro y Florentina), nació probablemente en Cartagena hacia el año 540, a los pocos años emigra a Sevilla donde recibe su formación y en Baza, donde es formado por el obispo de esta sede Fr. Eterio, religioso benedictino. Mas tarde es enviado a Cartagena donde es hecho obispo y ocupa esta sede en torno al 591, donde cogio fama de sabiduría, humilde piedad y discretísima prudencia. Debido a las revueltas en Ecija, es nombrado obispo de esta sede en torno al 610, aunque otros dicen que antes.
Algunos autores destacan en él su capacidad de verdader pastor, siendo guía y luz para sus colaboradores: presbíteros y diáconos, cuidando de ellos con esmero, y estímulo que anima al bien y la virtud a todos sus fieles. En unión con el resto del episcopado hay datos que nos sitúan a Fulgencio en los concilios de Toledo (610) y en Sevilla (619). Parece que poco después murió, algunos dicen que ese mismo año el 619. Ya en el Concilio XV de Toledo, San Julián lo llama doctor de la Iglesia. Terminamos con una elogio atribuído a San Ildefonso:

Fulgencio, que en la nueva Cartagena
La luz primera de tu vida viste.
Dichosa ella después, cuando por Padre,
Y Pastor sacro pudo poseerte.
De allí también por Padre te recibe
Ecija con su río, de quien goza
El Betis en sus aguas, y cuando ellas
Bañan de tierra, tus riquezas gozan.
Licenciosas de súbditos costumbres,
Y descompuestas vidas tú compones.
Con tu doctrina, y con tu ejmplo formas.
Y, al fin, Sevilla tus Reliquias sacras.
Con las de tus hermanos acompaña,
Y a todos tres en un sepulcro cierra.

SAN BERNARDO ABAD (1090-1153)

Un joven borgoñón, hijo del señor de Fontaines, con una arrebatada persuasión que le caracteriza convence a sus hermanos, parientes y amigos, una treintena en total, para que ingresen todos juntos en el monasterio de Cîteaux, que parecía próximo a extinguirse al poco de nacer; dos años después allí sobraban monjes, y Bernardo con doce de ellos es enviado a la Champaña, donde funda Claraval, que iba a gobernar como abad hasta su muerte.
Desde aquel rincón de Europa los cistercienses se extenderán por todas partes, y su abad se convierte en la mayor figura pública de este siglo; además de fundar más de sesenta monasterios, predica sin descanso, amonesta a reyes y a papas, asiste a concilios, combate herejías, reprime cismas, combate los abusos eclesiásticos, interviene como árbitro en litigios políticos, es el apóstol de la segunda cruzada y aún encuentra tiempo para escribir multitud de cartas y ser un gran teólogo (Pío VIII le incluyó entre los doctores de la Iglesia).
Un hombre de hierro que tiene una incansable actividad -aunque su salud fue siempre mala- y que es un contemplativo, un alma dulcísima y efusiva que se ganó merecidamente el sobre nombre de Doctor Melifluo, el de palabras de miel (una colmena es su emblema); un duro que rebosa caridad, un combatiente cuyo "paraíso", como él decía, es el claustro, estático enamorado de la soledad y de la oración, comentarista del Cantar de los Cantares, "el capellán de la Virgen" por su devoción mariana, a quien Dante nos presenta cantando las glorias de Nuestra Señora:

Y la Reina del Cielo por la que ardo
en amor nos dará toda merced,
porque yo soy su fiel siervo Bernardo.

LAS PARROQUIAS

Creadas en 1965, las parroquias de San Fulgencio y de San Bernardo (12 Julio) ocuparon la zona de la Avenida de Manzanares, haciendo una rectificación de límites a las parroquias antiguas de la zona: San Miguel arcángel y Santa Cristina, respectivamente. Con ello se atendía pastoralmente a las colonias creadas en la rivera del río para funcionarios y para militares.
La edificación del Tenplo de san Fulgencio se terminó en 1973 siendo párroco D. Augusto Lobo, y se consagró el 13 de Enero; el de san Bernardo se hizo a la vez que un Colegio en el que quedó inserto, siendo su párroco D. Francisco Roca.
Con un decreto del 6 de febrero de 1995 (ÆQUE PRINCIPALITER), el arzobispo de Madrid Mons. Antonio María Rouco unió ambas parroquias buscando la mejor disposición de locales y mayor capacidad de Templo que tenía san Fulgencio y estar así a disposición de san Bernardo. Con este motivo el título actual de la parroquia es San Fulgencio y San Bernardo, teniendo unidad administrativa, aunque con culto en ambas.

CEMENTERIOS

Sacramental de San Isidro

Pº Quince de Mayo, 78

28019 Madrid

Oficinas en c/ Aguila, 1

Teléfono: 91.365 08 41

Sacramental de San Justo

Pº Ermita del Santo

Teléfono y Fax: 91.569 56 31      28011 Madrid

Desde aquí tienes enlace directo con la Web de la Archidiócesis de Madrid, donde encontrarás todo lo relativo a la Diócesis de Madrid en la red.
Podrás conectar con las delegaciones diocesanas, la Guía Diocesana con horarios de misas de todas la parroquias de Madrid, el Santoral del día, el Boletín diocesano, la voz del Cardenal, la publicación semanal Alfa & Omega, noticias de la Diócesis y de la Iglesia, tener enlace con la Conferencia Episcopal Española, así como las direcciones más interesantes de la Iglesia universal en Internet.
La Iglesia ha reconocido la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías al servicio de la evangelización, es por ello por lo que se ha publicado una Guía de la Iglesia de habla hispana en Internet, para utilizar cada vez más este medio de comunicación que acorta las distancias entre los cristianos.

c/ Bailén, 8
Teléfono: 91.541 48 04 - Fax: 91.542 79 06
28071 Madrid

 Web del Arzobispado

 

Hogar del Inmaculado Corazón de María

Misioneras de la Caridad

(Madre Teresa de Calculta)

 

El Hogar del Inmaculado Corazón de María es el punto de referencia de la entrega por nuestros hermanos más pobres entre los pobres. Se trata de un albergue en el que las Hermanas acogen transeuntes sin ningún medio económico ni apoyo familiar. Además con el tiempo se han ido abriendo dos casas anexas, una para hombres y otra para mujeres de enfermos terminales de Sida, enfermos tantas veces rechazados y que en este hogar son acogidos como los preferidos del Padre.

Los colaboradores y el esfuerzo de las hermanas hacen de este hogar un servicio en caridad a los más necesitados de nuestra sociedad, haciendo valorar la diginidad humana y sirviendo de medio apostólico para que se descubra el amor de Dios en la ayuda desinteresada por el prójimo.

 

 UN POCO DE HISTORIA

LA MADRE TERESA DE CALCUTA

EL COLMEDOR

ENFERMOS TERMINALES DE SIDA

ALBERGUE DE MAYORES

 ACTIVIDADES CON NIÑOS

¿CÓMO COLABORAR?

ORACIONES

DIRECCIONES ÚTILES

 

Es el patrono de los agricultores del mundo. Le pusieron ese nombre en honor de San Isidoro, un santo muy apreciado en España.

Sus padres eran unos campesinos sumamente pobres que ni siquiera pudieron enviar a su hijo a la escuela. Pero en casa le enseñaron a tener temor a ofender a Dios y gran amor de caridad hacia el prójimo y un enorme aprecio por la oración y por la Santa Misa y la Comunión.

Huérfano y solo en el mundo cuando llegó a la edad de diez años Isidro se empleó como peón de campo, ayudando en la agricultura a Don Juan de Vargas un dueño de una finca, cerca de Madrid. Allí pasó muchos años de su existencia labrando las tierras, cultivando y cosechando.

Se casó con una sencilla campesina que también llegó a ser santa y ahora se llama Santa María de la Cabeza (no porque ese fuera su apellido, sino porque su cabeza es sacada en procesión en rogativas, cuando pasan muchos meses sin llover).

Isidro se levantaba muy de madrugada y nunca empezaba su día de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa. Varios de sus compañeros muy envidiosos lo acusaron ante el patrón por "ausentismo" y abandono del trabajo. El señor Vargas se fue a observar el campo y notó que sí era cierto que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros (en aquel tiempo se trabajaba de seis de la mañana a seis de la tarde) pero que mientras Isidro oía Misa, un personaje invisible (un Ángel) le guaba sus bueyes y estos araban juiciosamente como si el propio campesino los estuviera dirigiendo.

Los mahometanos se apoderaron de Madrid y de sus alrededores y los buenos católicos tuvieron que salir huyendo. Isidro fue uno de los inmigrantes y sufrió por un buen tiempo lo que es irse a vivir donde nadie lo conoce a uno y donde es muy difícil conseguir empleo y confianza de las gentes. Pero sabía aquello que Dios ha prometido varias veces en la Biblia: "Yo nunca te abandonaré", y confió en Dios y fue ayudado por Dios.

Lo que ganaba como jornalero, Isidro lo distribuía en tres partes: una para el templo, otra para los pobres y otra para su familia (él, su esposa y su hijito). Y hasta para las avecillas tenía sus apartados. En pleno invierno cuando el suelo se cubría de nieve, Isidro esparcía granos de trigo por el camino para que las avecillas tuvieran con que alimentarse. Un día lo invitaron a un gran almuerzo. El se llevó a varios mendigos a que almorzaran también. El invitador le dijo disgustado que solamente le podía dar almuerzo a él y no para los otros. Isidro repartió su almuerzo entre los mendigos y alcanzó para todos y sobró.

Los domingos los distribuía así: un buen rato en el templo rezando, asistiendo a Misa y escuchando la Palabra de Dios. Otro buen rato visitando pobres y enfermos y por la tarde saliendo a pasear por los campos con su esposa y su hijito. Pero un día mientras ellos corrían por el campo, dejaron al niñito junto a un profundo pozo de sacar agua y en un movimiento brusco del chiquitín, la canasta donde estaba dio vuelta y cayó dentro del hoyo. Alcanzaron a ver esto los dos esposos y corrieron junto al pozo, pero este era muy profundo y no había cómo rescatar al hijo. Entonces se arrodillaron a rezar con toda fe y las aguas de aquel aljibe fueron subiendo y apareció la canasta con el niño y a este no le había sucedido ningún mal. No se cansaron nunca de dar gracias a Dios por tan admirable prodigio.

Volvió después a Madrid y se alquiló como obrero en una finca, pero los otros peones, llenos de envidia lo acusaron ante el dueño de que trabajaba menos que los demás por dedicarse a rezar y a ir al templo. El dueño le puso entonces como tarea a cada obrero cultivar una parcela de tierra. Y la de Isidro produjo el doble que las de los demás, porque Nuestro Señor le recompensaba su piedad y su generosidad.

En el año 1130 sintiendo que se iba a morir hizo humilde confesión de sus pecados y recomendando a sus familiares y amigos que tuvieran mucho amor a Dios y mucha caridad con el prójimo, murió santamente. A los 43 años de haber sido sepultado en 1163 sacaron del sepulcro su cadáver y estaba incorrupto, como si estuviera recién muerto. Las gentes consideraron esto como un milagro. Poco después el rey Felipe III se hallaba gravísimamente enfermo y los médicos dijeron que se moriría de aquella enfermedad. Entonces sacaron los restos de San Isidro del templo a donde los habían llevado cuando los trasladaron del cementerio. Y tan pronto como los restos salieron del templo, al rey se le fue la fiebre y al llegar junto a él los restos del santo se le fue por completo la enfermedad. A causa de esto el rey intercedió ante el Sumo Pontífice para que declarara santo al humilde labrador, y por este y otros muchos milagros, el Papa lo canonizó en el año 1622 junto con Santa Teresa, San Ig!
nacio, San Francisco Javier y San Felipe Neri. Su festividad se celebra el 15 de mayo.

Algunos de sus Milagros:
* Otros labradores le contaron a su patrón de que Isidro no realizaba su tarea, porque dejaba de trabajar por rezar. Don Juan de Vargas va a ver esto y si es necesario regañarlo. Asombrado vio que los ángeles lo reemplazaban en el arado, y en otra ocasión vio dos pares de bueyes más, blancos como la nieve arando a cada lado de Isidro.

* En cierta ocasión hizo brotar una fuente de agua en una piedra con una pala.

* Los sábados hacía una olla aparte de comida para los pobres en honor a la Virgen María. Una vez convidó de su olla sopa a un pobre y ésta volvió a llenarse instantáneamente.

* Otra vez salvó a su hijo (San Illán) que se había ahogado en un pozo. Poniéndose a orar con su esposa el agua del pozo creció hasta el brocal y salió el niño vivo.


San Isidro Labrador:
ruega por nuestros campos y por nuestros agricultores

 
Santa María de la Cabeza, (?-1175), santa española, esposa de san Isidro Labrador. María Toribia, su verdadero nombre, nació en Uceda y vivió en Torrelaguna hasta que conoció a San Isidro, que había huido a esta localidad tras ser conquistado Madrid por los almorávides, y se casó con él. Se cuenta que se le aparecía la Virgen María y que cruzaba el río Jarama extendiendo su mantilla sobre las aguas. El matrimonio tuvo un hijo (San Illán) que un día se cayó a un pozo; ambos esposos rezaron hasta que milagrosamente las aguas subieron hasta el brocal devolviéndoles el niño sano y salvo. Según algunos autores murió en 1175, mientras que para Nicolás de la Cruz 1180 es la verdadera fecha de su muerte. Su festividad se celebra el 9 de septiembre.

Santa María de la Cabeza: ruega por nosotros.


San Illán Labrador   Son muy pocos los datos que conocemos sobre este santo Templario, hijo de San Isidro Labrador y de Santa María de la Cabeza. Nació en Torrelaguna donde su padre trabajabá como labrador y su madre como sacristana o "santera" en una iglesia Templaria donde se veneraba a una virgen negra: Nuestra Señora de la Piedad. Al nacer Illán la familia se traslada a Madrid donde se produce uno de los milagros más conocidos de este matrimonio de santos: la resurrección de su propio hijo después de que cayera a un pozo. Cuando Illán fue mayor de edad sus padres deciden separarse para vivir una vida más santa, María de la Cabeza regresó a Torrelaguna donde comenzó a hacer milagros mientras cuidaba el fuego sagrado en la lámpara de la virgen templaria; Isidro permaneció en Madrid con Illán. Cuando murió su padre (a los 90 años) Illán se desplazó a Villalba de Bolobras y se instaló de ermitaño junto al castillo templario. Allí comenzó a realizar los mismos milagros que su!
 padre relacionados con el agua, la agricultura y los animales.
Su culto se desarrollo y aun se conserva en un pequeño poblabo "Illán de Vacas" en la Comarca de Torrijos, cerca de Toledo (España). Su festividad se celebra el 16 de mayo.

San Illán Labrador: ruega por nosotros. 

www.fsandamaso.es

www.architoledo.org