Las Siervas de Dios Sor Aurelia, Sor Aurora, Sor Daría y Sor Agustina, de la Congregación Siervas de María - Ministras de los enfermos, fueron asesinadas por odio a la fe en Pozuelo de Alarcón (Madrid) en 1936, ofrendando así sus vidas a Cristo con la propia sangre.

    Su muerte se convirtió de esta manera en una auténtica confesión de fe y en un acto de amor perfecto hacia a Aquél que fue el primero en dar la vida por ellas. Se explica así que la Iglesia, desde sus orígenes, haya visto en la muerte de los mártires el testimonio auténtico del amor que constituye la esencia misma de la santidad.

    Su Causa de Beatificación se estudia en Roma, esperando sean declaradas Mártires en su día.

ORACIÓN PARA PEDIR LA PRONTA GLORIFICACIÓN
 DE LAS SIERVAS DE DIOS

   Te bendecimos Padre, porque en cada etapa de la historia, no dejas de suscitar en tu Iglesia testigos de la fe, que hacen presente tu fidelidad y tu pacto de amor con los hombres.

 Tú elegiste a tus Siervas, Aurelia, Aurora, Daría y Agustina para que con sus vidas de servicio a los enfermos y a las familias que sufren, fueran un reflejo de tu amor que nunca abandona a los hombres.

 Tú hiciste fuerte su debilidad y por Ti dieron testimonio de su fe hasta derramar su sangre.Te pedimos que glorifiques a tus Siervas y nos concedas las gracias que por su intercesión te pedimos si fuere para tu mayor gloria. Amén.

  De conformidad con los decretos del Papa Urbano VIII, declaramos que en nada se pretende prevenir el juicio de la Autoridad eclesiástica y que esta oración no tiene finalidad alguna de culto público.