EL REAL CONVENTO DE SANTA CLARA
Y CARRIÓN DE LOS CONDES
CARRION DE LOS CONDES es el corazón del Camino de Santiago en la provincia de PALENCIA. Fue corte de Reyes y señorío de Condes, y aquí tuvieron lugar cortes y concilios.

Fue ciudad ibera y romana, y amurallada medieval; querida por los peregrinos y pujante y laboriosa ciudad presente… Carrión de los Condes camina, entre recuerdos e historia, hacia un futuro esperanzador…

La iglesia de Santiago es un excelente ejemplo del románico del siglo XII en el camino a Compostela. Pose una maravillosa portada con 24 figuras de indumentaria medieval y, en el friso, la figura de El Salvador es de gran serenidad y elegancia, rodeada de los Apóstoles en hornacinas encastilladas. Junto a esta portada se conservan restos del primitivo hospital de peregrinos.

Los peregrinos llegaban hasta Carrión, desde Villalcázar, y descansaba, antes de entrar en la ciudad, en un pequeño prado junto al Convento de Santa Clara, aún fuera de la muralla…

Bellísima muestra del románico español es el pórtico de Santa María del Camino o de la Victoria, templo al lado de la vieja muralla que daba acceso a la ciudad y que conservaba la imagen en piedra de Santa María de la Victoria.

Una vez atravesada la ciudad, y recorrido el puente de salida, se llega a San Zoilo por una calzada romana perfectamente aún conservada. San Zoilo era un amplio refugio para los peregrinos. Este monasterio, fundado en el siglo X, era muy famoso por los milagros conocidos de San Zoilo. Es muy importante el claustro renacentista, estimado como uno de los más bellos de España. Se conservan, asimismo, los sepulcros de los Condes de Carrión, que han dado fama a la ciudad.

El visitante vivirá una magnífica estancia en Carrión, cuyas calles, palacios e iglesias nos recuerdan la importante ciudad medieval que fue…

"Los dos antiguos monasterios carrioneses -Santa Clara y San Zoilo- han sido los promotores y testigos de los hechos más trascendentes de la historia de los carrioneses, cuya vida y hechos han discurrido entre ambos…"

El monasterio de Santa clara fue fundado a mediados del siglo XIII por la Reina Doña Mencía López de Haro, casada con Sancho II de Portugal, en cumplimiento del interés del papa Alejandro IV, intimamente relacionado con la Orden de Santa Clara. Las obras se efectuaron con gran rapidez, quedando inaugurado en el año 1.260.

El monasterio fue favorecido por papas, reyes y señores de la nobleza, conservando en su archivo 13 bulas y 45 privilegios, percibiendo rentas y heredades, entre las que destacan la de la familia Manrique, a la que pertenecía doña Beatriz Manrique, hija del Conde de Osorno, don Gabriel Manrique, (comendador mayor de Castilla) y de doña Aldonza, Condesa de Castañeda.

Doña Beatriz ejerció de abadesa, recibiendo de sus padres el señorío de Villoldo.

La tía del rey don Juan de Navarra, y hermana de doña Beatriz, doña Aldonza Manrique, también donó todos sus bienes a favor del monasterio, pidiendo ser enterrada junto a su hermana doña Beatriz, conservándose sus restos en un sarcófago de alabastro, en la iglesia conventual.