CONVENTO
Y MUSEO
DE SANTA CLARA
Con el impulso y dedicación de la Madre Luisa de la Ascensión, se llevó a efecto la restauración del Monasterio tal y como lo contemplamos hoy mismo. Suya es la obra de la actual iglesia, con donativos del propio Rey Felipe III y de personas devotas que providencialmente la ayudaron.

Además de la iglesia, construyó la sacristía a ella adosada, reformando celdas nuevas y otros locales del convento: la hospedería, los tapiales de la huerta, otra capilla en la misma huerta, hoy muy interesante museo… Además de las tallas, imágenes, pinturas e interesantes reliquias que se conservan en pequeñas urnas en el altar de la Iglesia. Y cruces de diversos materiales y tamaños, auténticas obras de arte, o simplemente rústicas… Cruces con clavos de hiero, cruces de piedra coronando la fachada, o cruces de madera en las paredes del recinto de clausura, bellamente pintadas…

Se accede al museo a través de un hermoso patio porticado, y su visita nos permite contemplar piezas de gran valor artístico e histórico.