Algunos diálogos en el Bautismo

ALGUNO DE LOS DÍALOGOS EN EL BAUTISMO:

Sacerdote: ¿Qué nombre habéis elegido para éste niño/a?

Padres: (nombre del niño/a).

Sacerdote: ¿Qué pedís a la Iglesia para (nombre del niño/a)?

Padres: El Bautismo.

Sacerdote: Al pedir el Bautismo para vuestro hijo/a, ¿sabéis que os obligáis a educarlo/a en la fe, para que este niño/a, guardando los mandamientos de Dios, ame al Señor y al prójimo como Cristo nos enseña en el Evangelio?

Padres: Sí, lo sabemos.

 Dirigiéndose después a los padrinos, les pregunta

Sacerdote: Y vosotros, padrinos, ¿estáis dispuestos a ayudar a sus padres en esa tarea?

Padrinos: Sí, estamos dispuestos.

Prosigue el celebrante diciendo:

Sacerdote: (Nombre del niño/a), la comunidad cristiana te recibe con gran alegría. Yo, en su nombre, te signo con la señal de Cristo Salvador. Y, vosotros, padres y padrinos, haced también sobre él/ella la señal de la cruz.

(….)

Sacerdote: Queridos padres y padrinos: En el sacramento del Bautismo, este niño/a que habéis presentado a la Iglesia va a recibir, por el agua y el Espíritu Santo, una nueva vida que brota del amor de Dios. Vosotros, por vuestra parte, debéis esforzaros en educarlo/a en la fe de tal manera que esta vida divina quede preservada del pecado y crezca en él de día en día. Así, pues, si estáis dispuestos a aceptar esta obligación,  recordando vuestro propio Bautismo, renunciad al pecado y confesad vuestra fe en Cristo Jesús, que es la fe de la Iglesia, en la que va a ser bautizado vuestro hijo/a.

Sacerdote: ¿Renunciáis a Satanás?

Padres y padrinos: Sí, renuncio.

Sacerdote: ¿Y a todas sus obras?

Padres y padrinos: Sí, renuncio.

Sacerdote: ¿Y a todas sus seducciones?

Padres y padrinos: Sí, renuncio.

Sacerdote: ¿Creéis en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra?

Padres y padrinos: Sí, creo.

Sacerdote: ¿Creéis en Jesucristo, su

único Hijo, nuestro Señor, que nació de

Santa María Virgen, murió, fue sepultado,

resucitó de entre los muertos y está

sentado a la derecha del Padre?

Padres y padrinos: Sí, creo.

Sacerdote: ¿Creéis en el Espíritu Santo,

en la Santa Iglesia Católica, en la

comunión de los Santos, en el perdón de

los pecados, en la resurrección de los

muertos y en la vida eterna?

Padres y padrinos: Sí, creo.

Sacerdote: Esta es nuestra fe.

Esta es la fe de la Iglesia, que

nos gloriamos de profesar en

Cristo Jesús, Señor nuestro.

Todos: Amén.

El sacerdote invita a la familia para que se acerque a la fuente, y pregunta a los padres y padrinos:

Sacerdote: ¿Queréis por tanto, que vuestro hijo/a (nombre del niño/a) sea bautizado en la fe de la iglesia, que todos juntos acabamos de profesar?

Padres y padrinos: Sí, queremos.

E inmediatamente el sacerdote bautiza al niño/a

(Nombre del niño/a), yo te bautizo en el

nombre del Padre, (1ª infusión de agua)

y del Hijo, (2ª infusión de agua)

y del Espíritu Santo. (3ª infusión de agua)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.